MICROBLANDING

El procedimiento se realiza con una pluma de metal y una aguja especial que logra un diseño 3D, depositando pigmento en la epidermis. Los pigmentos inorgánicos con base mineral son hipoalergénicos, evitando cualquier riesgo en el implante y sin posibilidad de reacciones alérgicas. Estos filos se deslizan con una presión suave y causa un corte fino que apenas se distingue del pelo real. Esta técnica es más superficial que la micropigmentación y crea un aspecto de ceja muy natural. También se pueden espesar u oscurecer las cejas ya existentes dándoles una forma más sensual y el marco ideal de los ojos.

Los trazos que se logran con esta técnica son muy nítidos y no hay “derrames”. Este método es ideal para cualquiera que desee mejorar el aspecto de sus cejas. También se puede utilizar para convertir una ceja compacta en pelo a pelo. Las personas que no se encuentran cómodas con sus cejas o que sufren de alopecia, trigonométrica o cualquier otra condición de pérdida de cabello como quimioterapia, se benefician particularmente. Se puede realizar tanto en mujeres como en hombres, independientemente de su origen étnico, edad o tipo de piel, está contraindicado a personas que padezcan de Diabetes o problemas de Tiroides, ya que el pigmento se desvanecería. Los pigmentos utilizados en este método se mimetizan con el color de la piel y los pelos, dándole así a las cejas un aspecto natural.

Al principio del procedimiento se verán más oscuras y espesas, pero se desvanecen perdiendo el 30 % del color en el transcurso de cuatro semanas, por eso en algunos casos será necesario un retoque.
Todo el proceso de la técnica de Microblading toma alrededor de dos horas y el cliente regresará alrededor de 8 semanas para un retoque para implantar más color si así lo deseara.
Los resultados duran dos años, dependiendo de los cuidados de la piel y la edad de la paciente.
El cuidado apropiado después del procedimiento es fundamental para lograr mejores resultados.